Serguei's favourite anime series (updating)

Temas archivados más recientemente.

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

29 Mar 2005, 20:35 #1

Nota: El orden de las series es absolutamente aleatorio y responde nicamente a los intrincados vericuetos de la mente del escribidor, de los cuales no nos responsabilizamos...

Hecho
Rurouni Kenshin tsuioku hen (1999)
FLCL/Furi Kuri (2000)
Figure 17 (2001)
Now and Then, Here and There (1999)
Serial Experiments Lain (1998)
Kacho Ohji (1999)
Boogiepop Phantom (2000)
Kino no Tabi (2002)
Haibane Renmei (2002)
Neon Genesis Evangelion (1995)
Tenku no Esclafowne(1996)
Berserk (1997)
Kareshi Kanojo no Jijou/KareKano (1998)
Cowboy Bebop (1998)
RahXephon (2002)
Azumanga Daioh (2002)
Shoujo Kakumei Utena (1998)
Juuni Kokki(2002)
Koi Kaze (2004)
Yokohama Kaidashou Kikou (1998/2002)





If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

29 Mar 2005, 22:36 #2

Image
Rurouni Kenshin tsuioku hen/Rurouni Kenshin, reminiscence/Rurouni Kenshin, Recuerdos

Ao 1999, 4 episodios


Partiendo del Manga homnimo, en 1996 se realizo una larga serie de TV adaptando las aventuras de un peculiar espadachn de comienzos de la era Meiji. Tanto Manga como serie respondan al mismo modelo, el del hroe que va encontrando y derrotando a enemigos ms poderosos... y al mismo tiempo perdiendo todo inters, ya que se transita de lo verosmil a lo increble, y se termina por caer en la rutina.

Sin embargo, el xito de la serie, partiendo del el xito anterior del manga, fue talm que se decidio hacer na pelcula y seis OVA (animacin para venta directa). Cuatro de ellos, los reminiscence comentados aqu, adaptaban la seccin del manga en la que se narra el pasado del personaje, y se convirtieron por derecho propio en una de las grandes obras de la animacin japonesa.

Ver estos OVAs en el ao 2000 en Espaa, cuando se programaron por primera vez aqu, era una esperiencia turbadora, verlos ahora en el mundo post 11-S, no ha hecho ms que aumentar su importancia. En efecto, inspirandose en hechos reales de la histora japonesa ocurridos hacia 1867, la historia nos narra la evolucin espiritual, la maduracin en realidad, de un joven idealista que, buscando la instauracin de un nuevo orden que substituya al antiguo, se une a un grupo revolucionario y se convierte en un asesino brutal y despiadado... as como la manera en que escapa al callejn sin salida en el que se ha introducido.

Uno de los aciertos de la serie es mostrarnos la historia a travs de los ojos de este joven. En efecto se busca que nos identifiquemos con l, o ms bien que lleguemos a pensar que nosotros, los espectadores, podramos haber seguido ese camino. Las primeras escenas nos muestran al Kenshin nio, el exterminio, descrito con un naturalismo repelente, de su familia adoptiva y el salvamento milagroso del protagonista. Las siguientes escenas, casi sin transicin, nos muestran al Kenshin adulto, asesinando con el mismo naturalismo repelente a uno de sus enemigos polticos. No hay relacin entre ambos actos, si no es que comparten la misma brutalidad. Las muertes del pasado no fueron producidas por los muertos del presente. La sangre de hoy no lava la sangre de ayer. Simplemente, la vctima ha devenido verdugo, el inocente, culpable.

Esta ambigedad y desasosiego se traslada al resto de la serie. En efecto, sta no se se cierra exclusivamente en el personaje de Kenshin, sino que otras miradas externas van a ampliarnos el cuadro. La ms importante es la de la prometida del hombre asesinado en las primeras escenas, que abandonar su familia y posicin para obtener venganza... pero que en magnfico giro de guion, narrado tambin esplendidamente, acabar encontrando algo muy distinto. No menos interesante es que veamos tambin a los miembros del antiguo orden contra los que lucha el grupo revolucionario al que pertenece el protagonista... para descubrir que los ideales por los que combaten, as como los medios que utilizan, coinciden con los de Kenshin. O lo que es lo mismo, para constatar el absurdo de que ambos bandos creen que la paz y la justicia pueden erigirse sobre la violencia y la muerte.

Visualmente la serie es un regalo para los ojos. Cualquiera que conozca algo de la cultura japonesa sabe de su amor por el detalle insignificante. Desde el cielo estrellado o el temblor de la luz de una vela, al dibujo de una sombrilla, las briznas de hierba o al aliento que se condensa en un da fro, el amplio presupuesto de est serie y la inteligencia de los realizadores ha permitido recoger toda esa serie de pinceladas que la hacen verosimil, adems de contar con una animacin fluida y apenas sin defectos.


El estilo narrativo no es menos original. El primer episodio es un caleidoscopio de imgenes, pequeas pinceladas aisladas que van mostrando el mundo desgarrado en el que Kenshin y el resto de los personajes se ven forzados a vivir y sobrevivir, as como la evolucin personal que ha llevado a un nio inocente a convertirse en un asesino que no cuestiona las rdenes, aunando la violencia extrema con la delicadeza tambin extrema, para converger en un final de episodio estremecedor.

Otra serie hubiera continuado en esa lnea, hilando situacin violenta tras situacin violenta, hasta llegar a un final pirotcnico. Sin embargo, la serie da un giro hacia el reposo y la introspeccin en el captulo dos y especialmente en un epsodio tan lrico como el tres, donde apenas pasa nada. Esto se debe a que la serie, en el fondo, no trata de la vida cotidiana de un asesino, sino del modo en que deja de serlo, y este respiro en la batalla sirve para dar esa oportunidad al protagonista, para que sus heridas cicatricen y curen. Tanto Espectadores como protagonistas se dejan adormecer por ese breve periodo de calma, aunque fuera la guerra civil siga rugiendo, aunque tanto espectadores como protagonistas, tienga el presentimiento de que el mundo extrerior no los olvidar.

De esta manera, la confrontacin final que tiene lugar en el episodio cuatro tiene una mayor resonancia, simplemente por el mero contraste con los das pacficos a los que hemos asistido, y especialmente porque en esos das hemos conocido la fuerza de los lazos que unen a los personajes y sabemos hasta donde les llevarn esos sentimientos...


....porque ya no se est luchando por ideales fros y vacos, se est luchando por personas concretas...

No todo es perfecto en la serie, sin embargo. Para rellenar tiempo, se aadi un epilogo que contradice en gran medida lo que se acaba de contar. Un error que no quita importancia a la obra, al fin y al cabo el DVD se puede apagar en un instante preciso, el autntico final.


If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

31 Mar 2005, 13:19 #3

Image
FLCL/FuriKuri

Ao 2000, 6 episodios

Aqu nunca ocurre nada especial - Naota en FLCL

Entre los estudios de animacin y, en concreto, a finales de los 90, el estudio GainaX consigui una bien fundada reputacin como estudio experimental. Producciones como Evangelion o KareKano, tomaban tpicos del anime tales como las batallas de mechas o los amores escolares y los transformaban en productos de complicada historia y no menos elaborado aspecto visual.

FLCL no decepcion a los que esperaban un paso ms en el camino de la experimentacin. Fue una de las primeras series que fue creada completamente por ordenador, y sirvi para demostrar las ventajas que este mtodo ofreca en el campo de la animacin tradicional, especialmente en la perfeccin de su acabado final, sin por ello perder el ambiente grfico propio del anime.. y tan querido por sus aficionados.

Sin embargo, la serie s dej desconcertados a bastantes de sus espectadores. En primer lugar por no tener una historia definida y aparecer como una serie de situaciones cosidas a la fuerza unas con otras. En segundo lugar, por no tener un tono definido, sino ofrecer multitud de caminos posibles argumentales, desde la historia de amores escolares a la intriga mistico/poltica de tonos Ci-Fi, para repentinamente darse la vuelta y narrar todo lo contrario, transitando desde una tragedia que no conmueve a una comedia que no hace rer.

Aparentemente FLCL se limita a ser una parodia del anime anterior. En efecto, si se examina con atencin, y se tiene el conocimiento, claro, se pueden ir nombrando las series y pelculas de las que est tomando elementos e influencias, entre ellas la mismsima South Park y como no, la por entonces ubicua Matrix. Sin embargo, si FLCL fuera slo una mera parodia no merecera el lugar que tiene en esta lista, ni por supuesto, el lugar que ocupa en el fandom.

Mientras que una parodia toma los elementos del objeto parodiado, los deforma y presenta ante el espectador, obligndole a rerse las diferencias existentes, FLCL no presupone ningn conocimiento previo del objeto parodiado. Las referencias son slo eso, referencias, citas visibles nicamente para el espectador avisado, cimientos sobre los que FLCL construye su propio mundo, vlido por si mismo. Un universo que no necesita de otra clave que su propia estructura y su propia lgica, si ambas palabras tienen algn sentido en el absurdo que representa FLCL.

De este modo, el mundo de FLCL, desde un punto de vista formal, es extraamente cercano a los mundos creados por Tex Avery y Chuck M. Jones, algo que permite explicar la aceptacin casi inmediata de FLCL en occidente. Ambos artistas se dieron cuenta de las posibilidades inmensas del dibujo animado, de como ste no se dea limitarse a una reproduccin exacta y milimtrica de la realidad al estilo de su competidor Disney, sino que la hoja en blanco y el lapicero significaban que todos los caminos estaban abiertos, que ninguno estaba prohibido, y que podan experimentar a placer con el medio, jugando con la lnea y el color.

Ah radica precisamente la clave para entender FuriKuri, en reconocer que no se trata ms que de una inmensa excusa para divertirse, en aceptar que es el momento, aunque seamos adultos, de jugar y disfrutar, en reconocerlo como una invitacin a un viaje en la montaa rusa. De esta manera FLCL se convierte en un apasionante Zig Zag visual, donde se aunan los ms diferentes estilos, un territorio peligroso e indefinido donde en cualquier momento fondo y forma pueden decidir dar un repentino quiebro y dejarnos tirados.

Por todas estas razones, la primera visin de FuriKuri puede ser una experiencia desconcertante, un pramo esttico en el que slo brillan algunos experimentos llamaticos, como la simulacin de la lectura de un cmic siguiendo las vietas, mientras otros han quedado demasiado sujetos a las modas, como la reproduccin (sacada de contexto, eso s) del odioso Bullet Time matrixiano. Ahora bien, el espectador que encuentre las fuerzas para dar un segundo visionado, y que tenga la lucidez de bajar sus escudos crticos para dejarse llevar por la corriente, no podr menos que sorprenderse, como si fuera un nio, al descubrir la energa y la juventud que recorren esta serie, as como la seriedad que se esconde en su interior.

Porque no todo es diversin y juerga, en el fondo, si se piensa bien, la historia de FLCL, la pequea historia que late por debajo del festival de imgenes, es la historia del paso a la madurez de su personaje principal, la tan repetida narracin que nos habla de tomar el control sobre la propia existencia y abandonar la indolencia.

Es tambin la historia del hombre que cree vivir en la rutina, que sabe que no escapar de ella y que no tiene fuerzas para huir, pero que, un buen da, ante la llegada de alguien, ve dinamitada su existencia y, aunque sea a regaadientes, decide subirse al tren y emprender el viaje.

Es tambin por ltimo la historia de quien tiene que elegir entre seguir a la persona que amas pero no te ama a ti o permanecer con la que te ama, pero que a ti no te importa...

...y como en la vida real al final se queda sin la una y sin la otra...

If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

01 Apr 2005, 13:22 #4

Image
Figure 17

2001, 13 Episodios (de 45 minutos cada uno)


A veces imagino que se produce el imposible de que esta serie sea editada en Iberia...y que en el reverso del DVD viene la siguiente sinopsis
Quote:
Tsubasa vive sola con su padre, pero un da recibe un magnfico regalo Una hermanita venida del espacio! Sigue las apasionantes aventuras de Tsubasa y Hikaru en su lucha contra los peligrosos Maguar!
S, ms o menos... perfecto para hacer huir al espectador con un mnimo de sentido crtico, pero fallido en el espritu de la serie.

En efecto, todo espectador ha tenido que sufrir, quiera o no, alguna serie o pelicula con extraterrestre dentro, y que se pretende supuestamente graciosa o dramtica. Graciosa por aparentar ser irnica y mostrar el absurdo de las constumbres humanas desde un punto de vista externo, aunque al final se acaben repitiendo siempre los mismos chistes, tanto ms atrevidos cuanto ms adulta se pretende la obra. Dramtica por contrastar la bondad del alien con la maldad de los seres humanos, que slo piensan en diseccionarlo, y por mostrar la lucha de los que le han acogido por salvarle, para terminar en un final esperanzador y emotivo... y no menos tramposo por haber sido repetido hasta la saciedad.

Esta serie elude todas estas trampas, la Hikaru "venida del espacio" es una copia idntica a Tsubasa, practicamente su hermana gemela (y no voy aadir "que siempre haba deseado" porque hasta que Hikaru no aparece y convive con Tsubasa este deseo no se manifiesta en ella), una nia de diez aos que no se distingue del otros nios, y que comparte los mismos problemas y alegras que ellos. As que nada de enormes complejos poltico/militares, ni de stira de constumbres. Simplemente la vida cotidiana de unos nias de diez aos en un pueblo de la isla de Hokkaido.

S, pero esto es pasar de un tpico para caer en otro, podra decirse. Esto es adoptar los modos de la serie de escolares, tan habitual de las programaciones matinales, donde se elige un grupo de personajes con personalidades guay, que sirvan de reclamo para la chiquillera, y con los que, pasados unos episodios, ya no se sabe qu hacer con ellos, obligando a inventarse nuevos personajes y situaciones no menos guay, que traten de reanimar una serie ya muerta.

Tambin se elude esta trampa, simplemente por la extrema sencillez de su planteamiento, tan simple que llega a ser de una genialidad aterradora. Lo que vamos a ver, a lo que somos invitados, es a presenciar la vida cotidiana de dos hermanas de unos diez aos de edad, como van juntas al colegio y vuelven de l, como conversan en voz baja en la habitacin, la luz ya apagada, como recorren los campos que rodean la granja en la que viven, ayudan a los mayores en sus trabajos, juegan durante el recreo, participan en una representacin escolar, van de excursin con los amigos del colegio, presencian una exhibicin de globos aerstaticos... todas las pequeas actividades cotidianas, sin importancia alguna, sin relevancia dramtica, poltica o filosfica, pero en las que quizs radique la autntica felicidad...

En este camino iremos descubriendo las personalidades de las dos hermanas, el de Tsubasa, encerrada en s misma tras lamuerte de su madre, y el de Hikaru, mucho ms abierta y lanzada. Como la relacin entre ellas, los momentos de intimidad que comparten, van cambiando a ambas, muy lentamente, sin que muchos detalles o sentimientos lleguen a decirse. Al contrario, permitiendo que sea el espectador quien adivine los cambios que se estn produciendo, simplemente observando a ambas. No es que en la serie no se produzcan declaraciones o que no se muestren los sentimientos, pero se prefiere esperar a que la tensin se acumule, a que llegue el momento en que se tiene que soltar todo, en que ambos, espectador y personajes, saben que no se pueden aguanta ms lo que se siente.

Para conseguir este efecto, el estilo narrativo y visual es deliberadamente lento. La serie se entretiene en mostrarnos el ambiente que rodea a las nias, los bosques, campos y colinas de la isla de Hokkaido, no como un documental "maravillas de la naturaleza" sino como medio de conocer el entorno en el que viven ambas y conseguir que se nos vuelva tan familiar como lo es para las dos nias, de forma que sintamos tambin el deseo de vivir en ese lugar. As, durante el ao que cubre la serie, (el ao que ocupo su emisin, puesto que se programaba un episodio por mes) veremos sucederse las estaciones, transcurrir el verano y llegar el invierno, florecer los campos y caer las hojas, llover y nevar, descrita toda este belleza natural no con un dibujo preciso y burocrtico, sino con la mano agil de un acuarelista, dejando claro siempre al espectador que el fondo en el que se mueven las nias es un dibujo, pero un dibujo hermossimo.

La representacin del ambiente natural y de la vida cotidiana de ambas nias sera fallida, si no se nos permitiese disfrutar de ella. Cualquier precipitacin, cualquier intrusin, en el ritmo sera mortal para este serie, provocara que la delicada estructura de sentimientos y relaciones se derrumbase sobre s misma. Tenemos que descubir ese mundo al ritmo que lo hacen las dos nias, fijarnos en los mismos detalles que ellas, experimentar sus mismos sentimientos, hasta el extremo de renunciar casi por completo a la banda sonora (apenas hay tres temas distintos en toda la serie) y confiar en los sonidos naturales, el chirrido de las sillas o las tizas, el crujido de la nieve, el tamborileo de la lluvia, el ras-ras de las ropas.

sta es otra de las grandes virtudes de la serie, porque en toda pelcula/serie donde aparecen nios no es posible evitar la idea de que se trata de adultos disfrazados, de constructos creados para provocar la nostalgia, la reaccin sensiblera o para poner de manifiesto el absurdo del mundo adulto, transformando al nio en una especie de santo/filsofo repip. De pocas obras se puede decir, como deca Orwell de algunas obras de Dickens, que al leerlas de nio le parecan escritas por otro nio, y esta humilde serie es esas pocas que podran apspirar a figurar en esa categora, puesto que cada sentimiento, cada pequeo matiz, estn narrados desde dentro, desde el mundo que las dos hermanas se contruyen, y con la misma seriedad e importancia que nuestros vagos y confusos recuerdos de esa poca nos permiten adivinar y reconocer.

Y as al final, ni son importantes los extraterrestres, ni los monstruos con los que luchan, ni casi el resultado de la batalla, lo importante es la relacin que se establece entre las dos hermanas, la casi depedencia fsica que tienen entre ambas, la evolucin personal de sus caracteres, la dulzura y delicadeza del historia, sin dejar de lado la presencia de la muerte que se muestra tres veces...


...sin olvidar tampoco la envidia que presenciar la vida de estas dos nias despierta en algunos de los espectadores...

Y para terminar tres conclusiones bastante tristes.

La primera, tener la certeza que esta serie nunca ser editada en Epaa, dado el perfil medio del fan del anime.

La segunda, que haya que recurrir a la excusa de la Ci-Fi para narra una historia tan hermosa y conmovedora como sta.

La tercera, que aqu ni siquiera se tiene el valor de recurrir a estas excusas.

If love can kill, hate can save
Reply

ophuls
Joined: 25 Sep 2002, 19:28

02 Apr 2005, 00:00 #5

Image
Image No, en serio, pedazo de topic. Voy leyendo y apuntando los nombres a ver si pillo los torrentes Image
Come closer
now...
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

03 Apr 2005, 00:28 #6

Image
Now and then, Here and there

1999, 13 Episodios


Al principio de cada episodio, acompaado solamente por el murmullo del viento, aparece un rtulo con las siguientes palabras:
La fugacidad y la fragilidad de estos diez mil aos, me hacen atesorarlos hasta la afliccin

...y al final de cada episodio, escuchamos la dulce nana con la que una madre acuna a su hijo, dulce pero de letra pesimista y casi desesperada...

Son quizs los dos nicos momentos lricos en toda la serie....

-----------

Dentro del anime, un subgenero muy comn consiste en sacar los personajes del aqu y ahora en que viven y llevarlos a un mundo paralelo o futurista, en el cual, privados de sus referencias y obligados a madurar, debern correr una larga serie de aventuras hasta poder regresar de nuevo. As en el primer episodio de esta serie, Shu es arrebatado, sin quererlo, desde el aqu y ahora del Japn actual, hasta el all y luego al que hace referencia el ttulo.

Nunca se aclarar si ese nuevo mundo es la tierra del futuro o es un mundo paralelo. No tenemos, ni los espectadores ni el protagonista, tiempo de buscar esa respuesta. Su nueva realidad es un mundo desrtico, abrasado por un gigantesco sol rojo donde el agua apenas existe y donde se libran guerras por conseguirla, lucha simbolizada en el personaje de Lala Ru, que tiene el poder de crear el agua a voluntad y cuya posesin y control ambicionan todos los habitantes de este mundo. No se nos dir tampoco cmo ni porqu el mundo ha llegado a ese estado. Seguramente nadie recuerda ya la razn y aunque lo supieran no servira de nada. Es ya demasiado tarde para volver atrs.

En ese aqu y ahora en el que ha caido Shu, habita, en una torre fortaleza que poco a poco se pudre y se derrumba, una sociedad militarista y guerrera, organizada de modo darwiniano. Slo los ms fuertes sobrevivirn, slo aquellos que se hagan con los escasos recursos, la preciosa agua y la no menos precioso comida, tendrn la oportunidad de vivir un da ms. De este modo, esa sociedad se jerarquiza por la violencia y para la violencia, ejrcindola aquellos que tienen el poder sobre los que tienen menos, y stos sobre los que tienen an menos, hasta llegar a los que no pueden hacer otra cosa, que agachar la cabeza y ofrecer su cuerpo a los golpes. As Lord Hamdo, el lder supremo, ejerce su violencia sobre su lugarteniente Abelia y sta sobre los oficiales que la obedecen, y stos sobre los soldados a sus rdenes y estos sobre los prisioneros y las mujeres que se les entregan como entretenimientos, sabedores todos que si no obraran as, seran derribados y otros ascenderan para tomar su puesto.

De esta forma, la guerra y la violencia organizada se han convertido en la nica forma de vida que conocen, la nica que pueden concebir, justificadas ambas por las grandes palabras que se utilizan en estas ocasiones, libertad, justicia, orden, paz. La paz que habr de llegar cuando todos los enemigos hayan sido derrotados, la paz que habr de liberarles a todos y permitirles volver a las aldeas de las que fueron raptados, junto aquellos a quienes aman y de quienes prefieren creer que an viven... aunque uno a uno vayan cayendo en los combates, aunque tengan la seguridad de que a ellos pronto les llegar el turno, hagan lo que hagan.

Nadie sabe cuanto tiempo ha durado esa guerra. Tanto, que apenas quedan ya hombres adultos, y es preciso recurrir a los nios, sin importar sus edad, para educarlos en el uso y manejo de las armas, para acostumbrarlos a no tener piedad, puesto que el enemigo no la merece, puesto que el oponente no es humano, De forma que llegue un momento en que obedezan sin titubear las rdenes dadas, por crueles que stas sean, que torturen y asesinen sin que la menor duda se lo impidan, porque l que titubee, ver como las armas de sus compaeros se dirigen contra l. Nadie tiene derecho a fallar al grupo. Nadie tiene derecho a abandonarlo, pues si tal se permitiera, ste se disolvera.

Como las hormigas guerreras, estos nios viven ya solo por y para la destruccin. Son incapaces de crear nada, slo pueden arrasar. Para sustentar el jercito, para mantener su nmero, son enviados a saquear aldeas cada vez ms lejanas, donde encontrar provisiones y reclutas. Al igual que ellos fueron arrancados de sus familias, as raptan ellos a otros nios, al igual que vieron asesinar a viejos, e intiles ante sus ojos, as ellos asesinan a todo el que se les opone, a todo aquel que no puede portar un fusil.

Frente a esta locura, hay fuerzas que intentan derribar a Lord Hamdo, algunas ms poderosas que otras, pero todas compartiendo el mismo fracaso. La serie, en su segunda mitad, se centrar en una aldea mtica, escondida del poder de Lord Hamdo y donde se refugian aquellos que huyen de l. De ella, asmismo, parten idealistas para acabar con el tirano, con el nico amargo resultado de atraer la atencin de ste y de provocar su represalia masiva. Asi la serie pone de manifiesto el dilema central de todos los movimientos de liberacin. qu sentido tiene luchar, si al final no se va a conseguir nada, si al final los que van a sufrir es la gente inocente, si van a morir ms de los nuestros que de los suyos? An ms importante qu sentido tiene alargar la lucha, si sta slo lleva a embrutecer a los hombres, a convertirlos en bestias, a transformarlos en iguales a los monstruos con los que luchan?

As se ver como en esta nueva guerra, slo van a ser los inocentes lo que salgan malparados, y como tambin al final no se tratar, lo diga el bando que lo diga, de luchar por el futuro, por la libertad, por la justicia o por la paz, se tratar de hacerse con Lala Ru, de guardarla slo para s, y escamotersela a los dems, para que ellos perezcan, mientras nosotros continuamos viviendo...

---------

Por supuesto, en una serie donde la violencia y la intencionalidad de la misma es central, no es de esperar que se aparte la mirada de la misma. Violacin como arma de guerra, tortura, castigos brbaros, exterminio masivo, todo esto es mostrado ante nuestros ojos, con el agravente de que son nios quienes lo practican sobre otros nios. Con gran acierto, el diseo de personajes es tremendamente sencillo e infantil, mientras que la msica es tranquila y reposada, elementos que intensifican la sensacin de angustia ante los horrores que presenciamos, la misma angustia de Shu, por no poder escapar de ese mundo que se ha convertido en su crcel.

If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

03 Apr 2005, 22:36 #7

Image
Serial Experiments Lain

1998, 13 Episodios


Junto con Neon Genesis Evangelion, esta serie dej claro, para todo espectador medianamente atento, que algo se estaba moviendo en el mundo del anime, o ms concretamente, que su mbito no se reduca (y nunca se haba reducido) a los combates de Mechas o las mujeres de senos increbles.

Para entender un poco lo que supuso en su momento esta serie, centrada en la Internet (la Wired en la terminologa de la serie) y su impacto sobre los series humanos, hay que recordar que en aquellos tiempos el modem de 56 Kbits/s era el ltimo chillido tecnolgico y que la conexin full time a Internet era el privilegio de algunos afortunados... incluso en aquellas empresas del ramo.

No es de extraar por tanto el revuelo que supuso entonces que una serie presentase el ordenador (El Navi segn la serie) como un electrodomstico imprescindible en los hogares, que describiese a unos nios que reciban en el colegio cursos de informtica casi de profesional y que utilizaban mviles y PDAs como los que slo ahora empiezan a verse. En definitiva una la sociedad completamente interconectada, una civilizacin dependiente por entero de la red y cuya ausencia provocara su hundimiento.

Sin embargo, la ciencia ficcin que se ocupa slo de predecir los adelantos futuros no pasa de ser un producto de temporada. Seguimos leyendo a Julio Verne, aunque sus mquinas voladores jams podran haber remontado el vuelo y el motor del Nautilus nunca habra funcionado, de la misma manera que Bradbury es uno de los grandes de la Ci-Fi, a pesar de no haberse preocupado nunca de los principios tcnicos de sus mundos futuros. La esencia de la ciencia ficcin radica en la libertad que permite el trasladar la narracin al futuro, a una utopa o a una distopia, segn se mire. Libres de la necesidad de reproducir el presente es posible analizarlo en profundidad, incluyendo conflictos y situaciones que en el aqu y ahora de nuestro presente nos pareceran ridculos, pero que como los espejos nos ensean lo que no queremos ver... planteamiento y resultados no muy distintos de los de la gran novela histrica o de poca.

Present day, present time, es la frase con la que comienza la serie. Ahora mismo, en este momento, es la posible traduccin. Con ese espritu, la realidad del Japn de ese tiempo ha sido reproducida con un detalle casi obsesivo. Diseos de personajes completamente realistas (nada de ojos de plato), atencin a las modas del momento, reproduccin del paisaje urbano, puentes, tneles, escaleras, casas, trenes que van y vienen, pasos de cebra, calles abarrotadas, discotecas, oficinas, hasta el extremo de traducir al dibujo los transformadores de la luz y los cables del alumbrado. Sin olvidar por supuesto, la descripicin las horas del da, la luz aplastante del mediodia, los rojizos del atardecer, el frescor de la maana, los neones de la noche.

Todo lo enumerado en el prrafo no es sino el medio de hacer desaparecer la incredulidad, a engaarnos y obligarnos a bajar las defensas, para permitir que el desasosiego se instale. La red de cables que une las casas es casi una telaraa que mantiene atrapada la ciudad y a sus habitantes. Su zumbido es omipresente, como si algo estuviera acechando tras la realidad. Algo indefinido que se deja ver en las aguamarinas que aparecen en la sombra que Lan proyecta en el suelo, o cuando la figura humana, las figuras humanas que Lan ve, se disuelve repentinamente en el decorado, o cuando otras presencias aparecen donde antes no haba nada, o cuando al regresar a casa, ya de noche, encuentra que no hay nadie, ni padres, ni hermanos, que en realidad nunca los ha habido.

Lentamente, muy lentamente, en el hasto existencial que es la esencia de la vida en el mundo desarrollado, la rutina de Lain va cambiando. Primero por ser testigo de acontecimientos que les suceden a otros, los correos recibidos de los suicidas que han acabado con su vida por haber encontrado a dios en la Wired, el joven que toma drogas que distorsionan la red y permite ver lo que otros no ve, los nios que son incapaces de volver a la realidad tras apuntarse a un juego en red, los nios, por ltimo, que, en medio de la calle, alzan los brazos y adoran a un ser que aparece en un desgarrn del cielo. Luego, por los propios acontecimientos que le suceden a Lan, a medida que se va encerrando en su habitacin, a medida que se aparta del mundo y su nica realidad se convierte en aquella que le ofrece la conexin a la Wired.

Lentamente, el mundo real desaparece. Mejor dicho, el mundo real es absorbido por la Wired, nada puede existir en la realidad que no haya sido creado previamente en la Wired. Ms an, cualquier cambio en la Wired, se traduce inmediatamente en un cambio en el mundo real, sin que nadie tenga conciencia de las transiciones. Esta confusin se traduce en la propia estructura de la serie que poco a poco deja de dar respuestas a las misterios que se han planteado hasta ahora en el mundo de Lan, para adoptar una estructura fragmentaria, donde pequeos detalles se superponen y yuxtaponen, sin que podamos adivinar, en ese momento, su importancia. Similar en toda a un caleidscopio, identica a la Internet de hoy, que es la plasmacin perfecta de la biblioteca de Babel Borgiana, donde se pueden encontrar todas las verdades y todas las mentiras, sin que haya patrn vlido para distinguirlas.

En efecto, ya no existe, en ese mundo en el que se adentra Lan, algo que podamos llamar intimidad, individualidad, consciencia. Todos los pensamientos, todos los sentimientos, todos los secretos estn almacenados en la red y son accesibles por cualquiera, sin lmite ni restriccin. An ms, en ese mundo interconectado donde todo es la Wired y la Wired es todo, nuestra persona es la imagen que hemos elegido en el mundo virtual, no existe un yo fuera en el que podamos refugiarnos y un yo dentro con el que juguemos, nuestro yo real es el el yo de la Wired, o ms bien todos los yos que hemos pretendido ser.

Slo es real, por tanto, lo que est registrado y almacenado en la Wired. Lo que no est comtenido en ella, no existe, no puede existir de ninguna manera, as como no puede continuar perdurando aquello cuyo su registro se modifique. De este modo, se nos da a entender, que a partir de la interconexin de todos los humanos, ha surgido una nueva entidad, la conciencia de la tierra y que los elementos que la componen, los seres humanos, son perfectamente prescindibles. El cuerpo, el ser humano no es necesario de ahora en adelante, al igual que en el cerebro no es una neurona partcular la que importa, si no la red que forman, y se puede eliminar cualquiera de ellas sin problemas, repartiendo sus funciones entre el resto, haciendo un simple backup de sus contenidos.


Y en medio de toda esta deshumanizacin es la amistad entre dos nias, entre Alice y Lain, la que provocar una cierta redencin.

If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

04 Apr 2005, 12:07 #8

Image
Kacho Ohji

1999, 13 Episodios


Por motivos demogrficos y de mercado, el anime suele estar dirigido a los jovenes. No es de extraar, por tanto, que para conseguir la identificacin de los espectadores, el margen de edad de los personajes no alcance los veinte y que el ambiente, as como los problemas, sean los habituales de la escuela secundaria.

En este panorama, la aparicin de una serie como Kacho Ohji es similar a lo que podra suponer encontrar un mirlo blanco. En efecto, el personaje principal es un hombre de casi cuarenta aos y la serie, en el fondo, constituye un anlisis de la crisis de mediana edad que suele sufrirse por aquella poca. De este modo, el primer episodio describir la vida de un hombre, el Ohji que da nombre a la serie, casado y con hijo, cansado de ambos, con un detalle y precisin que slo es posible apreciar por los que ya nos acercamos a esas edades. En ese primer episodio, le veremos despertarse ya agotado, derrotado incluso, marchar a una oficina donde le espera un trabajo rutinario y sin sentido, para volver, ya muy tarde, a un hogar donde su mujer se ha retirado a dormir... para volver a repetir ese mismo ciclo el da siguiente.

En medio de esta rutina, pequeos indicios nos hacen intuir el pasado del personaje, los sueos de juventud enterrados tanto por el tiempo como por las obligaciones de la vida, los recuerdos tan viejos que parecen ser algo que ha sucedido a otra persona y no al protagonista, puesto que ste ha cambiado hasta el extremo de no reconocerse a s mismo. Es aqu donde entra la trama de ciencia ficcin, encarnada en la figura de Layla Yuki, presentada como la oportunidad que permite a Ohji regenerarse y reconstruirse, volver a recuperar la esperanza, retornar a lo que era antes.

Si bien esta instrusin de la Ci-Fi, o mejor dicho, del elemento fantstico, puede parecer forzada, no lo es de ninguna manera. En condiciones normales, la gente no suele dar un vuelco a su vida, por el contrario, contina adelante en su camino, esperando equivocadamente que el futuro sea distinto del presente, creyendo, no menos errneamente, que controlan el destino de sus vidas. Del pramo de indolencia y resignacin en el Ohji estaba sumido solo poda sacarlo un golpetazo, algo tan irracional e inesperado, tan fuera de la realidad prosica en la que l y nosotros vivimos, como la misin y oportunidad que se le ofrecen, encarnadas en la figura de la comandante Layla.

Otra serie ms convencional hubiera utilizado la representacion del presente y lo cotidiano como una mera excusa para lanzar la trama de Ci-Fi, y saltar enseguida al mundo soado, muchos ms brillante y con mayores oportunidades de lucimiento flmico. El camino elegido aqu es precisamente el contrario. La trama de Ci-Fi es la excusa, hasta el extremo de que Ohji no descubre lo que realmente ocurre hasta casi la mitad de la serie. Lo importante para la narracin es el efecto que participar en esas misiones produce en Ohji, la inyeccin de optimismo y seguridad que suponen en su persona.

A medida que transcurren los episodios, le veremos tomarse inters por el trabajo, porque sabe que fuera de l le espera algo importante y que da sentido a su vida. Del mismo modo, le veremos ocuparse de su hijo, acompaarle al parque y compartir, comentar y disfrutar con l las series que ve en la televisin. Incluso volver a darse de cuenta de la presencia de su mujer, le traer un regalo al volver del trabajo, la acompaar a buscar la casa que piensan comprarse, le har el amor por las noches, tras mucho tiempo de vivir apartados el uno del otro.

Estos cambios no se producen por que s, ni por la influencia del mundo externo al que le transporta Yuki. Se producen porque en ese mundo externo Ohji vuelve a tener la oportunidad de hacer lo que realmente le gusta. Antao, "cuando ramos jvenes y brillbamos como el sol", que dice la serie, Ohji haba sido el lder de una banda de Rock, una banda que pudo haber llegado a lo ms alto, pero que se qued en nada, no porque fueran malos, sino porque la vida les separ y les llevo por otros caminos. Ahora, cuando ya no se lo esperaba, su msica vuelve a ser importante, la gente, los habitantes de ese otro mundo le piden que la interprete y l puede dar lo mejor de s mismo haciendo lo que ms le gusta.

Como nota personal, tengo que sealar que nunca, en mi juventud, fui aficionado a la msica moderna, as que toda esta ancdota poda haber pasado sin afectarme. Por el contrario, s conozco los sentimientos de Ohji y reconozco tambin la razn de su bsqueda, con lo que toda la ancdota narrada resuena con fuerza en mi interior. Hay que anotar, por tanto, en el haber de la serie, que lo que es una ancdota particular, la vida de un empleado aburrido en el japn de hoy, se transforme en algo quasi universal, simplemente por poner el acento en los sentimientos y las acciones/reacciones que provoca... tan similares a los que otras personas puedan experimentar.

Dicho esto la serie, como tantas otras, poda haberse transformado en una serie escindida, donde ambos mundos, el real y el imaginario, no tuvieran puntos de contacto. Si esto no ocurre, es por el personaje de Layla Yuki, en su doble papel de comandante en el mundo fantstico, secretaria en el mundo real. Si la serie, como digo, no se hunde es porque la historia de Ohji se convierte tambin en la historia de Yuki, o ms bien en la descripcin de la ms que amistad que se entabla entre ambos protagonistas. Ambos se aceptan como confidentes, y a lo largo de la serie se sr una constante verlos disfrutar de una bebida en un puesto callejero o conversar, ya de noche, a solas en el parque... lo que no deja de despertar extraos y turbadores recuerdos en mi persona.

Otro punto a resaltar, que constituye quizs el mejor elogio que se puede hacer a una serie de animacin y a los animadores que la han creado, es el cuidado que se ha puesto en dar vida al personaje de Yuki, en el sentido que se ha intentado mostrar con su dibujo y sus expresiones los pensamientos y sentimientos que ella guarda en su interior. Pocas veces se ha conseguido una representacin ms ajustada de la personalidad de una mujer a finales de sus veinte, de una seora ya madura mentalmente pero que guarda an mucha ilusin y energa en su interior. Basta con presenciar, en uno de esos momentos mgicos que guarda en su interior la serie, como su rostro pasa de no comprender lo que Ohji le est contando, a iluminarse repentinamente al descubirlo... lo cual como espectadores, nos hace comprender y compartir el cario que Ohji le guarda.

No se limita tampoco la serie a mostrarnos la relacin entre Yuki y Ohji. Hacia la mitad, cuando la trama poda haberse perdido en la rutina, se presenta al resto de antiguos componentes del grupo, lo cual "rejuvenece" en el sentido ms perverso del trmino la historia, puesto que como bien es sabido nada hay ms pattico ni lamentable que un grupo de cuarentones simulando que se van de juerga... o intentando asumir las actitudes y ademanes propios de la adolescencia.

Slo un par de defectos en la serie, pero para m compensados ampliamente por el resto. El primero que al adoptar un tono cmico/humorstico ciertos "chistes" son demasiado locales para ser traducidos, o nos parecen alejados e inclusos ridculos.... El otro ya lo expres en un comentario anterior, la necesidad de tener que recurrir a tramas de Ci-Fi para narrar estas historias
If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

05 Apr 2005, 07:03 #9

Image
Boogiepop Phantom

2000, 13 Episodios

Por qu tengo que vivir, si voy a morir de todos modos?

Hablar de Boogiepop Phantom es hablar de un estilo visual. La serie fue rodada en color, pero una vez terminada, se fueron aplicando filtros, ms o menos intensos, hasta dotarla de una tonalidad verdosa y apagar completamente los colores. No slo eso, se aplic tambin un efecto de desenfoque, de forma que los bordes de la imagen se vieran peor que un crculo central, que creca y disminua segn las escenas, e incluso ciertas partes de la imagen fueron sometidas al mismo proceso hasta el extremo de convertir el plano en algo ininteligible.

No estamos hablando de un formalismo al estilo Dogma. En el Dogma el grano visible, la falta de luz, el desenfoque y el desalio no son ms que un medio de hacer visible la cmara, de dejar bien claro que hay alguien rodando y que lo que vemos, en cierta manera, no es ms que un producto del azar, un algo que escapa al control del cineasta y le reduce a un puesto nmio. Sin embargo, el azar no existe en el dibujo animado. En l todo es producto de la mayor de las planificaciones, lo que hay es lo que se quiso que hubiera desde el principio, as que el desalio visual de esta serie constituye un principio moral. No es un ejemplo de que la cmara existe y que su visin distorsiona la realidad, es en cambio una constatacin de que la propia realidad en que vivimos esta descompuesta, de que se ha convertido en un remedo y una burla de lo que era, un reflejo en el que pasean sombras que viven encarceladas en su interior sin posibilidad de huir.

Hablar de Boogiepop, es hablar de su msica. O ms bien de la inexistencia de ella. Su partitura es por entero elctronica, pero no en el sentido "tecno" y "beat" de los tiempos que corren, sino en el sentido de la msica concreta de los '60. En ella se utiliza el ruido, o mejor dicho la distorsin y descontextualizacin del ruido, como elemento dramtico. Si desasogante era el estilo visual, no menos agobiante y turbador es el uso del ruido en la serie, no para asustar cuando se supone que hay un susto, o para resaltar un momento culminante, sino para mantener en constante desequilibrio al espectador. De esta manera, enfrentado a fragmentos de temas, o ruidos sin significados, es incapaz de encontar un punto de apoyo, un gua, en el mundo de Boogiepop, y se encuentra tan perdido, tan acosado en l como los propios personajes.

No menos relevante, en este sentido, es el uso de la cita musical, pero nuevamente, con una intencin perversa y desnaturalizadora, lo que se esperara de un mundo en el que los puntos de referencia han sido derribados y olvidados. As escucharemos canto gregoriano, con su promesa de eternidad, en el momento que uno de los personajes va a ofrecerse para ser asesinado, de la misma manera que escucharemos a Bach, tambin con su promesa de belleza y permanencia, un momento antes de que sendos personajes estn a punto de suicidarse. O como escucharemos msica de otras culturas, tradicional y conservadora, pero pasada por el filtro de la postmodernidad, hasta convertirse en un remedo y una burla de s misma, precisamente cuando se nos habla de que el hombre es prescindible y de que el siguiente paso evolutivo, al cual ya no pertenecermos, est prximo.

Hablar de Boogiepop, asmismo, es hablar de su estructura narrativa, de multitud de hilos narrativos que, captulo tras capitulo, se enroscan los unos con los otros, trayendo al primer plano un detalle para desaparecer a continuacin casi inmediatamente. Mostrndonos apenas un aspecto pasajero de los personajes y de sus conflictos, resaltando retazos, que no aclaran nada, no explican nada ni concluyen nada, a menos que su final sea la muerte o la locura del protagonista... o la amnesia, que no deja de ser una muerte en vida. Una serie, en fin, donde los protagonistas que se nos muestran al principio de cada captulo no son ms que secundarios en la historia y los secundarios se transforman en los protagonistas, donde todo puede ser importante, pero donde nada lo es en definitiva.

Porque toda la serie es un inmenso rompecabezas, pero un rompecabezas del que no sabemos si tenemos todas las piezas, o si son varios rompecabezas mezclados que tendremos que separar antes de poder remontarlos. As, en fogonazos, en imgenes que slo durn dcimas de segundos, se nos ofrecen pistas, hechos que conectan con otros hechos, certezas que fundamentan otras certezas, pero que juntas no tienen ningn sentido. Lo cual no deja de ser un smil de este mundo moderno donde la informacin es rey, donde todo es fotografado, grabado y transmitido al instante, con un marchamo de veracidad, pero donde cada canal presentan una versin distinta, sin que sea posible averiguar si alguna es la verdadera.

Pero hablar de Boogiepop, es hablar ante todo de soledad. De jvenes que, en vez de disfrutar de su juventud, no encuentran ms que dolor y desesperacin ante s. De personas que inevitablemente se pierden y se destruyen, sin que a nadie le importe, sin que nadie mueva un dedo por evitarlo, sin que nadie quiera hacer algo por evitar que vuelva a ocurrir, ni siquiera los ms allegados o cercanos, puesto que en esa sociedad ya no existen colectividades, aunque sea la familia mnima, sino individuos en lucha permanente los unos con los otros.

Hablamos de una cultura que presume de crear hombres libres, capaces de vivir con plenitud, pero que slo produce esclavos, incapaces siquiera de arrastrarse. De una sociedad que ofrece todos los placeres, pero que acaba con todos los sueos. De un mundo que slo ofrece parasos artificiales, que inevitablemente acaban derrumbndose. De un sistema que slo conoce vas de escape, callejones sin salida, que no llevan a otra parte que no sea la locura y el suicidio.

Y hablar de Bogiepop, ante todo, es hablar del tiempo, pero del tiempo implacable que todo lo arrastra y todo lo cambia, ante el cual intentamos crearnos refugios que nos protejan a nosotros y a nuestros sueos, pero que, hagamos lo que hagamos, son finalmente arrastrados y destruidos por la corriente, la misma corriente que terminar con nosotros. Como descubren los pocos personajes que han sobrevivido, la nica certeza que existe consiste en cambiar con el mundo, en olvidar los problemas y dejarlos atrs. No hay otra forma de solucionarlos, no hay otra forma de vivir. Muertos estn los que se aferrran al pasado, porque los muertos son los nicos que pueden vivir en l.

Y es que al final, hablar de Boogiepop, es hablar de la memoria y los recuerdos. De la fragilidad de los mismos, de su inutilidad, de como nos forjamos recuerdos que son slo mentiras agradables, substitutos de la agra realidad.

If love can kill, hate can save
Reply

Sergueis Ghost
Joined: 19 Mar 2004, 06:17

06 Apr 2005, 12:03 #10

Image
Kino no tabi/El viaje de Kino

2002, 13 Episodios

El mundo no es hermoso, y esto, de algun modo, le presta una cierta belleza.

El mundo de Kino es un mundo de pequeas ciudades estado, independientes cada una de las otras, separadas por inmensos bosques y no menos extensos desiertos, cada una con su propia cultura y tradiciones, orgullosas de sus constumbres, simplemente porque son las suyas, encerradas en s mismo e ignorantes, excepto en casos muy particulares, de lo ocurre a sus vecinos.

El mundo de Kino parece haberse quedado anclado en algn momento alrededor de 1900, en una Europa imaginaria y soada, en la cual nunca hubieran tenido lugar las guerras mundiales y cuyo tejido urbano, de fachadas decorativas, de casas apretadas y callejas estrechas, nunca hubiera sido aplastado por las bombas. Un tiempo y un lugar donde habran perdurado las constumbres y las formas de vestir de los ltimos tiempos de la belle epoque, con su elegancia y harmonia, el ltimo paraso soado, mientras que ciencia y tcnica se habran desarrollado ms all del siglo XXI.

El mundo de Kino est descrito en terminos casi impresionistas, con la facilidad y la agilidad del acuarelista, dejando un tanto de lado de los detalles, permitiendo que sea el conjunto quien nos conmueva y emocione. As como en otras grandes series, se entretiene en describir la bveda del cielo, las estrellas brillando en la obscuridad, el arco de la via lctea. O la luz cegadora del desierto que difumina y aplasta las figuras, el polvo arrastrado por el viento, el frescor de una sombra en medio del ardor. O los inmensos bosques, su semiobscuridad, las ramas de los rboles que bordean el camino, cerrndose como una bveda sobre la cabeza del viajero. O las amplias praderas florecidas de amapolas, de un rojo furioso, extendindose hasta el horizonte, hasta las montaas teidas de azul y por encima de ellas, las rectas y finas lneas de las nubes.

Las personas que habitan el mundo de Kino han sido descritas con un dibujo casi taquigrfico, sencillo hasta casi parecer burdo, limitndose a tres o cuatro modelos bsicos, que se repiten hasta la saciedad, la mujer joven, la mujer madura, el nino, el adulto, el anciano. Porque en ste mundo cuajado de culturas, de constumbres opuestas, de hbitos que si se confrontasen llevaran a la guerra, los hombres que lo pueblan son todos iguales, pertenecientes a la misma raza, compartiendo la misma naturales, debilidades y fortalezas, indistinguibles si se les cambiase de tierra natal.

La msica de Kino es evocadora. No porque se ajuste a los hechos narrados, sino porque parece estar contando algo muy distinto a lo que estamos viendo. As, las canciones que abren y cierran cada episodio son extraamente optimistas, se muestran disociadas de los que acontecimientos que narra la serie, de los afanes y preocupaciones de los hombres, tan aparte, tan indiferente, como la propia belleza de la naturaleza, que no vara por mucho dolor, por mucha despesperacin que sufran sus criaturas. El resto de la banda sonora se compone de fragmentos de temas que nunca llegan a ninguna parte, de sonidos que aparecen y desaparecen, sin llegar a concretarse, de casi llamadas de atencin, que nos hacen pensar y meditar sobre lo que estamos viendo.

Kino recorre este mundo, detenendose apenas tres das en cada ciudad. Kino es un viajero. Su profesin es la nica tradicin comn a todas las ciudades de este mundo, y su misin, establecida desde el principio de los tiempos, es recorrer este mundo inmenso y hermoso, pero tambin horrendo y erizado de peligros, visitando un pas tras otro, sin descanso, sin trmino. Para qu? Por qu? Nunca se nos explica en la serie, un enigma que no es tal, puesto que un viajero no necesita un destino para emprender un viaje, su destino se consume en el propio viaje, que slo podr finalizar cuando llegue la muerte...o la locura.

Kino es nuestro gua en este mundo. Kino es un espectador, como lo somos nosotros. Los ojos de Kino son los nuestros y a travs de sus viajes descubrimos la comedia humana en toda su amplitud, la grandeza y la misera de la condicin humana. El castigo de vivir, la pena a la que todos hemos sidos condenados. Como es inevitable que traigamos el mal a este mundo cuando creemos estar haciendo un bien. Como buscamos justificar, demostrar, racionalizar las mayores brutalidades y bajezas para mantener a salvo nuestro pequeo y limitado espacio de paz y felicidad. Como todo el mundo tiene sus razones para obrar como obra, como, si permanecisemos con ellos acabaramos convencincemos tambin nosotros de su razn. Como la nica forma de permanecer puro, es vagar por este mundo sin dar tiempo a que se creen lazos con sus habitantes, al igual que hace Kino, al igual, que en el fondo, hacemos cada uno de nosotros.

As, sin juzgar, puesto que cada que vez que creemos haber encontrado una certeza, una seguridad, el mundo se encarga demostrarnos que hemos errado de nuevo, vagamos junto con el Kino por el mundo, anotando y clasificando sus constumbres, aunque sepamos que nadie habra de leerlas, aunque sepamos que nadie habr de aprovecharse de nuestras experiencias, aunque sepamos que nadie habra de conocer de nuestros de nuestros desengaos y aprender de ellos, aunque estemos seguros de que el hombre siempre habr de cometer, inevitablemente, los mismos errores.

As, de este modo, ciudad tras ciudad, da tras da, encontraremos seres humanos que, buscando estar ms unidos, solo consiguieron vivir en soledad. Hombres cuya sociedad se caracteriza por esclavizar a otros hombres, que siempre han vivido as, que no conocen otro medio de vida, y que piden disculpas a sus vctimas antes de acabar con ellas. Hallaremos libros que son mirados como sacrosantos por sus lectores y sus enseanzas escrutadas, discutadas, combatidas, sin saber que slo son las divagaciones de un poeta que se volvi loco. Libros que se escriben a s mismos y que son olvidados en bibliotecas a las que nadie tiene acceso, puesto que cualquier estmulo que lleve pensar es peligroso para la sociedad y para la persona. Visitaremos sociedades que han institucionalizado la guerra contra otras sociedades ms dbiles, porque este es el nico medio de no librar la guerra entre ellas, de criar a sus hijos en paz, de verles crecer y enamorarse. Culturas donde sus miembros son tan adultos y tan maduros que el destino de cada persona ha sido decidido ya de antemano, y quien pretende escapar a l es eliminado. Estructuras polticas donde la democracia y el gobierno de la mayora ha llegado a tal perfeccin que cualquiera que se oponga al dictado de la mayora es ejecutado, hasta que slo queda un habitante, viviendo entre las ruinas.

Y as hasta la eternidad. Infinitas variaciones sobre el mismo tema. Porque si algo hay que compartan los seres sumanos es su deseo de distinguirse de los demas, aunque ese deseo les lleve a crear el absurdo, aunque les lleve a traer la guerra, el odio y la destruccin a este mundo, hermoso pero indiferente, al que le da igual nuestra presencia o ausencia.

Hasta que la muerte nos iguale a todos. Hasta que encontremos en ella el descanso que anhelamos.
If love can kill, hate can save
Reply